EL DIFÍCIL ARTE DE DISCUTIR CON LAS PERSONAS QUE AMAS


Si vives o has vivido en pareja, estarás de acuerdo que un proyecto de vida en común se conforma con las experiencias de vinculación y confrontación continuas entre los miembros. Aún cuando las personas se unen en pareja por el interés de compartir tanto gustos como proyectos en común, tarde o temprano aparecen diferencias, equívocos y malentendidos que deberán resolverse mediante diferentes esquemas de negociación, para generar premisas de satisfacción mutua.

¿Cómo negociamos esas diferencias?

Bueno, lo primero que tenemos que hacer es remitirnos a lo que hemos aprendido en los hogares de los cuales procedemos, y en particular, de nuestros padres, respecto a la forma apropiada de hacer valer nuestra opinión o nuestra valía. En definitiva, el modelo que aprendimo