Desarrollo de la lecto-escritura a través de la motricidad


El desarrollo de la psicomotricidad en la etapa del niño, cuanto a la toma de conciencia de sí mismo como por el descubrimiento del mundo que lo rodea de los demás y especialmente para los posteriores aprendizajes como son: la lectura, escritura y el cálculo repercutirán en las etapas posteriores.

Diferentes actividade como rasgar, cortar, pintar, colorear o enhebrar se relacionan con la capacidad del niño de coordinar su visión con los movimientos de manos y dedos. Estos movimientos controlados y deliberados que requieren mucha precisión, conocidos como de “motricidad fina”, desempeñan un papel fundamental en el aprendizaje de la habilidad gráfica. La motricidad fina le permite al niño principalmente en los primeros años de vida, manipular objetos, armar y desarmar y posteriormente escribir de forma correcta y fluidamente, cualquier desempeño fino, incluso la escritura de la letra, de coordinación de músculos y nervios como también la percepción ya que es la puerta de entrada de los estímulos visuales y auditivos, todo esto se encuentra en la base de todo este aprendizaje.

Gracias al movimiento se aprende a dominar el espacio en donde entra en terreno de la psicomotricidad y la percepción y posteriormente se llega al dominio del espacio gráfico, no antes de tener un control de movimiento de los dedos, manos y muñeca, para posteriormente conseguir un buen dominio del lápiz en el aprendizaje de la lectoescritura. Con estas actividades se logra la asociación de los conceptos espaciales como delante, afuera, encima, abajo, izquierda derecha conceptos que ayudaran a los niños en gran medida en la ubicación gráfica.

Los elementos de la psicomotricidad se desarrollan paralelamente a las funciones afectivas e intelectuales (pensamiento, lenguaje, memoria, atención). Podemos precisar que una evolución normal de la psicomotricidad, influye de forma decisiva en todos los aprendizajes de tipo manipulativo, y de modo marcado en el aprendizaje de la lectura y la escritura.

Un adecuado desarrollo psicomotriz le entrega al niño la facilidad de conocer el mundo y su propio cuerpo, esto le otorga la capacidad a futuro de poder ejercer la escritura y la lectura más fácilmente puesto que posee un dominio del ambiente donde se desenvuelve.

Evolucion de la motricidad fina

Se debe llegar a tener un control del movimiento de los dedos, manos y muñecas, para posteriormente conseguir un buen dominio en el aprendizaje de la escritura.

Gracias al movimiento se aprende a dominar el espacio, y por ende adquirir nociones espaciales, en donde entra en terreno de la psicomotricidad y la percepción y posteriormente se llega al dominio del espacio gráfico, no antes de tener un control de movimiento de los dedos, manos y muñeca, para posteriormente lograr un buen dominio del lápiz en el aprendizaje de la lectoescritura.

Es importante brindarle al niño variadas propuestas que les permitan experimentar y desarrollar aquellas habilidades que más adelante necesitara dominar.

Podemos estimular la motricidad fina a través de diferentes actividades como:

Realizar dibujos circulares, líneas rectas, verticales, horizontales, oblicuas, usando hojas sin líneas de izquierda a derecha.

Modelar con plastilina, realizando bolitas con el dedo índice y pulgar.

EL ACTO GRAFICO REQUIERE DE UNA BUENA COORDINACION DE MOVIMENTOS FINOS Y PRECISOS

  • Rasgar papeles, recortar trozos de papel con los dedos

  • Insertar cuentas o macarrones en palos de brochetas

  • Pinzas para colgar la ropa

  • Utilizar punzón para perforar.

  • Hacer bolas de papel.

  • Realizar enhebrados

  • Recortar con tijera


#Psicomotricidad #psicomotricista #lectura #escritura #problemasdeaprendizaje #problemasdelectura #problemasdeescritura #niñosymovimiento #niños #Niñosfelices #mamá #mamáehijo

Psicoterapia Transpersonal

​© 2020 TRANSPERSONALPLAYA.COM

 

984-8045-907