Los aspectos éticos del trabajo en psicoterapia con adultos mayores


Es de suma importancia hablar del cuidado emocional en esta etapa de la vida, la del adulto mayor, la de la vejez, ya que no es poca cosa enfrentarse a todos los cambios que atraviesan todas las dimensiones de la vid, a la entidad de una persona, y que el acento suele estar en la apremiante juventud, en los cambios de la adolescencia, donde uno alcanza el ideal de belleza de la sociedad en la que vivimos, pero en la vejez está otra etapa de cambios igualmente notables y simbólicos pero que no se quieren reconocer, “no se deben reconocer” ya que no cabe en un sistema capitalista donde para ser visto y reconocido se necesita ser objeto de producción o de consumo, ante esta invisibilidad de reconocimiento, todos estos enormes cambios resultan en quiebre, en tristeza, frustración o falta de sentido en la vida, por la parte física, está el deterioro del cuerpo, los cambios hormonales y en habilidades, la marcha cambia, la velocidad para realizar actividades, el habla es más pausada, el oído ya no capta muchas frecuencias, etc. Todo esto trae consecuencias en cambios psicológicos, una persona en esta etapa se enfrenta a “un otro” irreconocible ante el espejo, un extraño que ahora mira, y que muy probablemente por motivos de ocupación en etapas previas de la vida, no miró realmente.