top of page

¡Ayúdame por favor!

En la adolescencia en ocasiones es difícil involucrar a los adolescentes en las tareas del hogar.  Una de las principales causas es que cuando tienen que a lo largo de la infancia nosotros como adultos postergamos su participación en las tareas del hogar pensando que era muy pequeño, o con la idea de que ya crecerá y entonces si podrá hacerlo. En otras ocasiones - algo que sucede y es verdad…- preferimos realizar la actividad nosotros solos, ya sea porque necesitamos hacerlo rápido y sin perder tiempo, o porque la forma en que lo hacen no es la mejor o nos agota mas el estar atentos a como lo hacen.

Otra poderosa forma de vacunarlos contra el mantenimiento y orden de la casa es… utilizar las labores domésticas como castigos.


En la adolescencia también hace su aparición de la reactancia. La reactancia es la tendencia a resistirse o a hacer lo contrario de lo que se les pide o se les prohíbe, como una forma de defender su libertad y su identidad, aunque en muchas ocasiones no tiene sentido aparentemente. 


La reactancia es la enunciación de frases como ¿Yo por qué?, ¿Por qué no lo haces tu? Refunfuños y descontentos por realizar las tareas. Por lo que pedirle a tu hija o hijo que ayude en las labores … será aún más complicado.

 

¿Qué es lo que te puede ayudar a iniciar esta nueva rutina de participación de tu adolescente en las labores del hogar?


·Busca un momento adecuado para poder acercarte a él, cuando no tengas conflictos y estén en calma.

·Platica con él y busca su parecer sobre la casa sobre como se hacen las cosas y como se siente.

·Platícale la importancia de las tareas del hogar y porque es importante realizar todas ellas y cuando.

·Exprésale la necesidad que tienes de que se repartan las tareas sin que encomiendes ninguna tarea si de forma espontánea se ofrece tu adolescente a participar en alguna de las tareas aprovecha.

·Por último, Pídele su ayuda.


¿Por qué pedirle ayuda?

Si el siente como el apoyarte mas que una imposición, o como que le pongan a realizar algo que no le compete (porque antes jamás se lo pedían). Será mucho más fácil que acepte la encomienda y que lo haga de buena gana sabiendo que esta apoyando a la familia.

 

Por ultimo si crees que no es suficiente o sientes que la relación con tu hijo necesita más apoyo acércate a pedir ayuda profesional con tu Psicoterapeuta infantil o familiar y recuerda que esta puede ser una gran oportunidad para crecer en familia.




Si quieres una cita con el psicólogo Carlos Alberto Pasos puedes escribirnos haciendo click en este enlace:

Recuerda que trabaja con consultas en línea a cualquier país de habla hispana.

984-804-5907






Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page