Ciclo menstrual y la alimentación

La alimentación es uno de los muchos factores que influyen en el correcto funcionamiento del cuerpo por lo que si brindamos nutrientes necesarios estos procesos se pueden llevar a cabo de manera correcta, como es el caso del ciclo menstrual en donde se tienen cambios en los niveles hormonales y aunque no lo parezca existen ciertas recomendaciones en cada fase para evitar efectos negativos en nuestro cuerpo como sintomatologia excesiva o aumento en el peso ya que muchas veces puede influenciar en el control del apetito.


La fase de la menstruación corresponde del día 1 al 5 del ciclo, es en donde se presenta el sangrado, inflamación y colicos, se recomienda el consumo de pescados azules, semillas, frutos secos que ayudan a la desiinflamación. Especialmente hablando de esta etapa es importante obtener alimentos ricos en hierro como verduras de hojas verdes, carnes magras y leguminosas siempre en conjunto con vitamina C como los citricos, espinacas, tomate, papaya, entre otros que aumentan la absorción del hierro para evitar presentar anemia.

En la fase folicular, que corresponde del día 1 al 13 del ciclo existe un incremento en los estrogenos por lo que hay sensibilidad a la insulina lo que hace que el musculo aproveche mejor los carbohidratos como el pan integral, pasta, arroz integral, quinoa, tuberculos, por lo que se puede incrementar ligeramente este grupo pero a su vez incrementar los ejercicios de fuerza para su optima utilización.

En la fase ovulatoria disminuye la sensiilidad a la insulina por lo que se debe disminuir la ingesta excesiva de los carbohidratos, puede existir un incremento del apetito por lo que hay que cuidar los alimentos que se consumen evitando comida chatarra e incrementando alimentos que dan mayor saciedad.


En la fase lutea es en donde existe la mayor afectacción para el apetito por lo que existe mayor probabilidad para la presencia de antojos, hay una baja de estrogenos y la progesterona, lo cual esta ultima disminuye la presencia de serotonina por lo que la recomendación incluye alimentos con magnesio como frutos rojos, cereales integrales y grasas buenas como yogurt griego, aguacate, quesos, frutos secos o chocolate negro.

En general, la buena alimentación puede ayudar a mantener un mejor proceso durante este ciclo un poco complejo, tomando en cuenta los momentos donde pueden existir mayor presencia de antojos y haciendo elecciones correctas que pudieran evitar la presencia de cambios en el peso corporal, ya que esto como sabemos es un proceso que inicia cada 28 días.