top of page

Enfermedad Renal ¿Qué cambios conlleva en el estilo de vida?

Los riñones son órganos en forma de frijol que tiene como unidad funcional a la nefrona y son encargados de la filtración y eliminación de los productos del metabolismo (urea, creatinina, ácido úrico) y toxinas en la sangre.


¿Qué es la enfermedad renal? Es la presencia de alteración en la función o en la estructura renal que permanece durante más de 3 meses, con o sin deterioro de la función renal o un filtrado glomerular menor o igual a 60 ml/min/1.73 m2.



Existen factores de riesgo que incrementan la probabilidad de la aparición de la enfermedad como la edad (deterioro natural del órgano renal), los hombres son más propensos a padecer la enfermedad al igual que la raza afroamericana y el bajo peso al nacer conlleva a un menor número de nefronas en el riñón.


Hay enfermedades que se asocian o conllevan como finalidad a la enfermedad renal como la Hipertensión arterial, Diabetes Mellitus (potente factor iniciador), Obesidad, Dislipidemias y Enfermedad Cardiovascular.


La presencia de la enfermedad renal genera un gran impacto en la calidad de vida debido a que los síntomas inducen a cambios en el estilo de vida por lo que la terapia médico-nutricional ayuda a la mejoría clínica generalizada, cuando se emprende una acción dentro de la intervención se requiere de la priorización de las diversas problemáticas encontradas en el diagnóstico nutricional, es decir, se decide cuál es la prioridad en cuanto a que patología atacar que logre una mejoría en el paciente.


De acuerdo a este último punto, es importante mencionar recomendaciones generales en el aspecto nutricional:


- Incluir de 5 a 6 tiempos de comida al día para repartir nutrientes.

- Evitar el consumo de alimentos enlatados o conservas, con exceso de azúcar, sodio o grasas.

- Limitar el uso de sal de mesa. Usar hierbas de olor o especias para condimentar.

- Limitar la ingesta de líquidos, contemplar todos los líquidos ingeridos adicionales al agua natural.

- Preferir métodos de cocción como hervido, a la plancha, al vapor asado u horneado.


Existen técnicas de remojo y doble cocción para el control del aporte de minerales:


Al cocinar en verduras y legumbres para reducir el contenido de minerales. Pelar y cortar en trozos pequeños que permitan dejarlos en el remojo durante 12 - 24 horas e ir cambiando el agua.


Para la doble cocción hay que tirar el agua del remojo y poner a cocer el alimento en abundante agua, cuando hierva, tirar esa agua y pasar el alimento a otra olla con agua hirviendo para que termine su cocimiento.


Recordemos que el aborde de la enfermedad tiene que ser individualizado de acuerdo a las características del paciente por lo que es importante llevar un abordaje multidisciplinario con médico – nutriólogo, estas recomendaciones antes mencionadas son solo un compendio de diversas modificaciones en el ámbito nutricional por lo que de igual manera se invita a quien padezca de la enfermedad a acudir con un profesional de la salud que oriente sobre como conllevar la patología y así evitar el aumento de la prevalencia de la mortalidad.


Si quieres una cita con la nutrióloga Wendy Tuyub puedes escribirnos haciendo click en este enlace:

Recuerda que trabaja con consultas en línea a cualquier país de habla hispana.

984-804-5907






Entradas Recientes

Ver todo

Kommentare


bottom of page