¿Está bien consumir pornografía?

Actualizado: 27 dic 2021

Se denomina actualmente #pornografía al uso de imágenes de desnudos o actos erótico-sexuales explícitos que tienen la intención de estimular la #excitación de quien observa.

El origen de la pornografía bajo la anterior definición es relativamente reciente, su notoriedad se remonta a principios del siglo XIX, ya que los gráficos y representaciones de desnudos antes de este siglo tenían otra intención, y las sociedades de aquella época lo entendían de una forma diferente.


Hoy por hoy la vía a la pornografía tiene su nicho en el internet, prácticamente cualquier dispositivo con acceso a la web puede ser un medio para consumo de la misma, esto ha ocasionado una utilización descontrolada que beneficia a una industria que ha capitalizado las secuelas victorianas y religiosas de la represión sexual. El vivir en una sociedad marcada por la falta de educación sexual y erótica , y la visión culpígena del ejercicio de la misma, fortalece a la industria de la pornografía otorgando acceso a aquello que aún en muchos sectores no se habla, ni en la familia, ni en la escuela, y a veces ni en las relaciones de pareja; ¿Pero es malo consumirla?, Bien, la respuesta depende de muchos factores, entre ellos la edad de la persona que la consume (La mayoría de edad es indispensable), la motivación para consumirla, el grado de importancia en la vida sexual de la persona, la dependencia que pueda estar desarrollando, y la visión de la misma que puede ser desde verla como una representación de la realidad, o una exageración ficticia, o el uso político para erotizar la #violencia.