top of page

Síndrome del impostor

Actualizado: 12 dic 2022

¿Te ha pasado que tienes la habilidad, capacidades y creatividad para lograr cosas y aun así no te lo crees? ¿Cuántas veces te ha ido bien en la vida, resulta que estás haciendo las cosas en base a tus propias capacidades y estas teniendo logros con eso, y aun así crees que no lo haces bien y no te sientes seguro ante tus éxitos? Cuando esto sucede, estamos posiblemente ante el síndrome del impostor. En el presente articulo conoceremos sobre esta problemática y abordaremos las alternativas de solución ante esto.


El síndrome del impostor se presenta como una respuesta a eventos que provocan sentimientos

de poco merecimiento; se refiere a las personas que sienten que no están a la altura de lo que se

tiene en base al éxito y a sus capacidades personales, pueden tener un buen empleo o un buen

salario y sienten que no merecen lo que está sucediendo a pesar de que son ellos mismos los que están construyéndolo. Es importante conocer que este síndrome se genera desde la infancia; por ejemplo; cuando sacamos buenas calificaciones en la escuela y ante esto obtenemos respuesta como “era tu obligación”, “sólo te dedicas a estudiar”, en lugar de recibir una felicitación.


Ese tipo de frases nos llevan a interiorizar que no es un logro, sino, una obligación y que los buenos resultados no van ligados con el esfuerzo y dedicación; y al llegar a la adultez en lugar de reconocer que estamos logrando metas, no le damos importancia a lo que estamos haciendo. Al contrario, se genera una sensación de inseguridad y de no merecer o de no ser suficiente.


Es importante poner atención en nuestro contexto y reflexionar sobre nuestros logros para identificar si contamos son los signos y síntomas de este síndrome, que cabe mencionar; no se considera ni se diagnostica como un trastorno mental, sin embargo, existen escalas de personalidad que nos permiten identificar sus síntomas.


Entre los signos y síntomas de este síndrome que nos genera un alto grado de inseguridad encontramos los siguientes:



· Minimizar los cumplidos

· Búsqueda constante del perfeccionismo

· Miedo al fracaso

· Invalidar los logros propios

· Realización de trabajo en exceso

· Exceso de trabajo


Este último con el objetivo de compensar el hecho de sentir que no merecen el éxito y que deben esforzarse el doble para merecerlo. Estas conductas van acompañadas de pensamientos y mandatos como: “no debo equivocarme”, además de manifestarse estrés, rasgos de ansiedad o de depresión.


Las personas que atraviesan por este síndrome buscan con frecuencia el perfeccionismo lo cual los lleva a tener en mente expectativas muy altas y poco realistas que no siempre podrán cubrir y por ende se acompañará de un miedo al fracaso constante. Y si eres de las personas de posterga, es decir, que deja todo para después, es a causa de la preocupación de no cumplir dichas expectativas; le temen al fracaso y mientras tanto se acumula un sinfín de proyectos dejando todo a última hora.


Las personas más propensas a experimentar este síndrome también conocido como síndrome del fraude, son alumnos de alto rendimiento académico y mujeres profesionistas. Ya que Las críticas y los juicios que emiten los demás los llevan a fracturar su seguridad y estabilidad emocional.

Para trabajar y hacer conciencia sobre el síndrome del impostor les recomiendo lo siguiente en el proceso terapéutico:


1.- Identifica tus introyectos, es decir, los mandatos familiares y sociales para poder depurar nuestro sistema de creencias. Ejemplo; siempre te equivocas, deberías esforzarte mas; esto con la finalidad de reconocer si “siempre” te equivocas realmente e identificar tus logros y con qué herramientas propias los conseguiste. Así como interiorizar que no hay un parámetro de esforzarse más. Esto último nos lleva al segundo punto...


2.- Reconocer el pensamiento recurrente sobre el perfeccionismo, pero, ¿Qué es lo perfecto? Es

necesario empezar a replantearnos nuestros logros desde la satisfacción de obtener resultados sanos y funcionales y que aprendamos a evaluarnos de manera realista.


3.- Acércate a personas que consideras exitosas y admiras por sus logros, esto ayudará a darte cuenta que como mucho en la vida es ensayo-error y que todos nos equivocamos.


4.- Finalmente, identifica tus herramientas, capacidades, actitudes y aptitudes, y relaciona esto con tus logros; así, ayudamos a nuestra mente a reconocer que somos capaces de obtener resultados exitosos.


Cambiemos la percepción y dejemos de ser fieles creyentes de nuestra falsa incapacidad para lograr cosas que sabemos hacer.



Si quieres una cita con la Psicóloga María Adela Pérez puedes escribirnos haciendo click en este enlace: https://bit.ly/psicologoTranspersonalPlaya Recuerda que trabajamos con consultas presenciales en playa del carmen México y en linea a cualquier país de habla hispana. 984-804-5907


Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page