El mango: más que sólo azúcar

La demanda de mango como alimento funcional está en aumento. Sin embargo, su consumo ha sido subestimado en el contexto de prevención de enfermedades.

Una de las razones de rechazo al consumo de mango es debido a que es una fruta “azucarada”. Sin embargo, los beneficios a la salud gracias al valor nutricional total del fruto superan el azúcar que puede aportar.


La composición nutricional de la pulpa del mango depende del tipo o variedad del mango, localidad y condiciones climáticas de la región de producción, manejo pre y post cosecha y madurez del fruto. A pesar de esto se ha podido llegar a establecer un perfil nutricional general del mango.


En general, al comer la pulpa del mango estás consumiendo una fuente importante de fibra soluble y favoreciendo tu salud digestiva. También estarás consumiendo una buena fuente de carbohidratos y azúcares; sin embargo, el mango es una fruta con bajo índice glucémico, por lo que a diferencia de otras frutas altas en índice glucémico, la velocidad con la aumenta el azúcar en sangre será menor.