top of page

¿Qué hay detrás de una persona controladora?

Actualizado: 12 dic 2022

Todos en algún momento de nuestras vidas nos hemos encontrado con personas controladoras, su manera de comportarse parte de actitudes que limitan la libertad del otro. Algunas personas les es muy incómodo convivir con alguien controlador, (en realidad no es fácil relacionarse con ell@s), pero, logran llevar su vida normal, sin que se sientan afectados. Algunas personas fácilmente se pueden adaptar y convivir con ellas. Así como, hay personas que se enganchan tanto con sus acciones que llegan a sentirse muy agredidas y empujadas a romper con esa relación, (ya sea laboral, de pareja, de amistad, etc.). En realidad, mucho depende de la personalidad, autoestima e historia de vida de las personas, en cómo perciben las acciones de la persona controladora, cómo reaccionan y afectan su vida.

El control es una forma de dominación, que disfrazado de cuidado hacia los demás, consigue a través de técnicas como la manipulación que estos hagan lo que una persona decide o dictamina. Las personas controladoras no son siempre el prototipo de sujeto agresivo verbal y físicamente que nos viene a la mente cuando hablamos del tema, sino que, además existen muchas formas y herramientas para controlar a los demás, a veces de forma pasiva o indirecta.


Los comportamientos controladores son normalmente consecuencias de las inseguridades de los individuos. Para paliar el miedo al descontrol y sentir mayor satisfacción, las personas controladoras suelen necesitar que todo se haga tal y como ellos decidan y cualquier cambio en el ambiente externo es percibido como una amenaza a su estabilidad emocional.


Algunas de las conductas o formas de relacionarse que presentan las personas controladoras son:


1) La persona controladora se siente con autoridad de criticar o juzgar a los demás, empezando por detalles o cosas pequeñas, hasta hacer daño importante a la autoestima, seguridad y personalidad de los demás. Está es una herramienta muy utilizada para sentirse más fuerte ante el otro.


2) La persona controladora empieza a influir en la socialización de las demás personas, persuadiendo en, con quienes, si se pueden relacionar y con quienes no, infiriendo que no son buenos amigos o acompañantes para la vida de la persona que pretenden aislar, controlando sus interacciones socioemocionales.

3) Utilizan las amenazas y el chantaje emocional de manera directa o indirecta para conseguir lo que quieren o para sentir satisfacción. Estas herramientas pueden ser de manera pasiva-agresiva o violenta a través de castigos, gritos, golpes, humillaciones, aislamiento, etc.


4) Los celos y la culpa son otras herramientas que utilizan para obtener lo que quieren, empezando por el aislamiento de la otra persona para tener toda la atención y sutilmente ir apropiándose de su vida, controlando a la persona de forma emocional, social, física, económica y psicológicamente.


5) La persona controladora de un inicio se muestra protectora y habla de un bien común o que el bien de la persona que pretende controlar, empieza a tomar decisiones en torno a lo que desea obtener, anticipándose a las decisiones de la persona a controlar, esto es de manera muy sutil, poco a poco, generando una sensación de protección en el otro sin darse cuenta del objetivo del controlador, quitarle voz e importancia, suprimiendo sus pensamientos y emociones, hasta lograr que dude de sí mism@, generando inseguridad, dependencia y miedo.

Alguien que está realmente seguro de sí mismo no tiene la necesidad continua de dejar patente su criterio y su poder sobre las opiniones, las decisiones o las acciones de otras personas.


Cualquier cambio que no vaya en la dirección que la persona controladora desea, supone una amenaza.


Hemos hablado de algunas características de las personas controladoras, y de su gran impacto a la hora de influenciar a los demás. Sin embargo, no debemos olvidar que las relaciones son bidireccionales, es decir, que tras alguien controlador hay alguien que se está dejando manipular o controlar.


Si al leer este artículo te has sentido identificado con alguna situación, pregúntate: ¿por qué acepto esto? Nosotros tenemos nuestra parte de responsabilidad en las interacciones que tenemos con las demás personas. Tomemos conciencia de lo que nos aportan las personas de nuestra vida, de lo que nos hacen sentir y desvinculémonos de personas que nos hacen daño.


¿Hay alguien que te intenta controlar? Reflexiona sobre si es esto lo que quieres realmente en tu vida; si no, intenta cambiarlo. Escoge bien a quién quieres en tu vida.


Cuando se trata de lidiar con una persona controladora, es necesario mantener la calma, entender de dónde proviene su comportamiento y evitar la situación siempre que sea posible.



Nunca renuncies a lo que tu quieres, es mejor amarte a ti mism@ y ser leal a tus convicciones y deseos, que intercambiarlos por un amor que mas tarde puede volverse sufrimiento.


Valida y haz respetar tus emociones y pensamientos, si en algún momento sientes duda e inseguridad de lo que la persona que detectas que te está controlando te dice, asiste con un psicólogo profesional, este será objetivo y te guiará para que tu mism@ puedas encontrar la respuesta y puedas percibir la realidad.


Es muy importante poner límites comunicándote con mucha diplomacia y respeto, agradeciendo el interés, pero validando tu hacer, sentir o pensar. De esta manera podrás evitar el control sobre ti.


Si te sientes atrapada en una relación bajo el control de alguien, donde sientes miedo e inseguridad, o te sientes violentad@, NO ESTAS SOL@, PIDE AYUDA, o acude a terapia para recibir apoyo emocional y psicológico.



Si quieres una cita con la Psicóloga Edna Morteo puedes escribirnos haciendo click en este enlace: https://bit.ly/psicologoTranspersonalPlaya Recuerda que trabajamos con consultas presenciales en playa del carmen México y en linea a cualquier país de habla hispana

984-804-5907

3975 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentários


bottom of page