COMO FAVORECER EL LENGUAJE ORAL DE MI HIJO


La capacidad para hablar es el principio que distingue al ser humano de las demás especies. El habla permite exteriorizar ideas, recuerdos, conocimientos, deseos e interiorizar al mismo tiempo; es lo que permite ponernos en contacto directo con las personas, siendo el principal medio de comunicación. Desde temprana edad, el niño/a goza con la conversación, provoca el dialogo con los adultos, hace lo posible para ser escuchado y se enoja cuando no lo consigue, busca respuesta para todo y presta atención a lo que se dice a su alrededor. El adulto en relación al niño/a, utiliza palabras concretas, refiriéndose a situaciones inmediatas, utilizando frases cortas y sencillas y todo ello rodeado de un clima afectivo, siendo un elemento básico y primordial en el aprendizaje de la comunicación oral. Cuando no existe relación y comunicación entre niño/a y el adulto, el desarrollo de las capacidades comunicativas se detiene, por lo que, aparte de disponer de facultades biológicas para el habla, el niño/a ha de contar con un medio social adecuado, ya que la afectividad juega un papel importante en la adquisición del lenguaje. El deseo o no de comunicarse viene determinado por unas relaciones positivas o negativas con las personas próximas (padres);existiendo afectividad se atiende el mensaje de los adultos ya que existe identificación y se esfuerza por imitarlos y aprender de ellos; cuando existen carencias afectivas puede sumirse en el mutismo. El aprendizaje del lenguaje oral en la edad infantil requiere un grado de motivación e interacción con otras personas. En los primeros meses los padres deben aprobar con sonrisas y gestos los ruidos que al niño/a le gusta producir con la lengua y los labios, motivar a emitir vocalizaciones e imitar los sonidos producidos por los adultos y cosas que le rodeen. El juego es una actividad que favorece el desarrollo del lenguaje. Cuando el niño/a comienza a hablar le gusta jugar con el lenguaje, deforma los sonidos o las palabras, habla con los labios juntos o con la boca abierta, dice palabras al revés. Todo esto está ayudando a la adquisición del lenguaje oral. La escuela tiene un papel decisivo en el desarrollo y perfeccionamiento del lenguaje, en especial cuando en la familia está empobrecido. En este sentido hay que decir que la excesiva rigidez en la disciplina de clase, la exigencia de estar callados durante largos periodos de tiempo, pudiera ser negativa, sobre todo en las primeras edades. Dejar espacio a los niños/as para que pregunten, den sus opiniones y respuestas, etc., favorecerá la comunicación. Desarrollar actividades donde favorezcan los dispositivos básicos del aprendizaje, para así favorecer nuevos conceptos: Conocimiento y dominio del esquema corporal (canciones donde tengan que señalar las partes de su cara y cuerpo, rompecabezas). Discriminación visual (diferenciar siluetas en los dibujos, figuras geométricas, objetos, figura fondo). Motricidad fina adecuada (juegos con semillas, pasar pelotas de un recipiente a otro utilizando pinzas o dedos, juegos de ensartado, boleado, con plastilina, entre otros). Coordinación dinámica y un buen equilibrio (mover los dedos de forma estereotipada, desplazamientos con diferentes materiales, brincar en aros y aventar pelota, botar pelota, pisar sobre cinta adhesiva en líneas rectas, en zigzag, curvas). Organización espacial y temporal (juegos donde se trabajen conceptos de arriba, abajo, atrás, adelante, a un lado, organizar objetos dentro de un espacio específico, diferenciar día-tarde-noche, ayer-hoy-mañana, días de la semana y meses). Coordinación óculo-manual (insertar objetos como canicas, pompones, semillas dentro de recipientes o botellas, juegos de ensamble, ensartado, etc.) Percepción auditiva: • Poner imágenes de animales por campos semánticos y el niño deberá Identificar los sonidos onomatopéyicos de éstos. Se puede variar con sonidos de objetos de la casa, transportes y ambientales. (https://www.youtube.com/results?search_query=eugenia+romero+sonidos+de+animales) • Tocar diferentes instrumentos, identificar el sonido de cada uno. Posteriormente, tocar un instrumento y el niño con los ojos vendados deberá localizar la fuente sonora. • Antes del entrenamiento propiamente dicho hacen funcionar los dos instrumentos una o dos veces para diferenciar sus sonidos. A continuación se comienza la discriminación. Se coloca al niño de espaldas y se hace sonar un instrumento, el niño deberá señalar el que ha sonado. Instrumentos: tambor, triángulo, flauta, cascabeles, silbato, etc., no más de dos cada vez. Correcta motricidad buco-facial: estimulación de los músculos fonator