Beneficios de incluir el aceite de aguacate en tu dieta diaria

Desde su introducción en el mercado, el aceite de aguacate, sobre todo el prensado en frío, ha sido ampliamente aceptado por los consumidores como aceite funcional y la demanda está creciendo constantemente.

El uso del aceite de la pulpa de aguacate es relativamente nuevo como producto culinario y es consumido principalmente crudo en ensaladas pero también se puede utilizar para cocinar a altas temperaturas debido a su un alto punto de humo (más de 250° C), lo que lo hace adecuado para freír.


Es una fuente de grasa saludable, ya que puede tener hasta 71% de ácidos grasos monoinsaturados y 13% de ácidos grasos poliinsaturados, que son aquellas grasas que tenemos que priorizar en nuestra dieta. El 16% restante son ácidos grasos saturados, aquellos cuyo consumo debemos de moderar. Además, el aceite de aguacate, sobre todo aquél producido con aguacate hass y extraído por la tecnología de prensado en frío, es fuente de distintos compuestos con varios beneficios para la salud, entre ellos los fitoesteroles y vitamina E.


Los fitoesteroles son compuestos con capacidad de disminuir el colesterol en sangre, ya que disminuyen su absorción. Además, su consumo se ha relacionado con propiedades anticancerígenas, antiinflamatorias, y antioxidantes.


Por otro lado, la vitamina E es una vitamina esencial con propiedades antioxidantes. El consumo de la vitamina E presente en el aceite de aguacate ayuda a evitar la formación de radicales libres dañinos a partir de los procesos de oxidación normales del cuerpo y está asociado con la reducción de la incidencia de enfermedades cardiovasculares. También, la vitamina E actúa sinérgicamente con otros compuestos naturales para mantener un sistema cardiovascular saludable. Y se ha demostrado que también tiene efectos beneficiosos sobre el sistema inmunitario.