¿Has escuchado hablar de las funciones ejecutivas?

Las funciones ejecutivas son el conjunto de habilidades y procesos cognitivos que se encargan de controlar y autorregular la actividad mental y los recursos cognitivos, participando en aspectos como la motivación o la moral además de en el procesamiento de la información y el control de la conducta.


Estas funciones neurológicas se adquieren y ejecutan conforme vamos creciendo, ya que son desarrolladas de acuerdo a la educación que recibimos a través de lo que nos van enseñando durante nuestro crecimiento. De hecho, algunas de ellas no terminan de madurar hasta alrededor de los veinticinco años de edad, siendo esto algo vinculado a la maduración cerebral. Así mismo, las funciones ejecutivas tienden a decaer según


se va envejeciendo, tanto de manera normativa como si se dan problemas neurológicos.

La región cerebral que más se ha vinculado a dichas funciones se encuentra en el lóbulo frontal. Concretamente es una parte de dicho lóbulo, la corteza prefrontal es la que tiene mayor relevancia a la hora de gestionar este conjunto de habilidades.