top of page

¿Por qué tengo celos de mi pareja?

Actualizado: 27 dic 2021


“Como celoso sufro cuatro veces: porque estoy celoso, porque me reprocho al estarlo, porque temo que mis celos hieran al otro y porque me dejo someter a una nadería; sufro por ser excluido, por ser agresivo, por ser loco y por ser ordinario” (Roland Barthes).



Uno de los principales conflictos de pareja desde que se instituyó la pareja monógama, son los celos, es un tema de discusiones infinitas, los celos son un cúmulo de emociones que se traducen en conductas, que muchas veces culminan en separaciones, en rencores de por vida, violencia, o en el mejor de los casos, en poemas y canciones desgarradoras.


La Real academia de la lengua española (RAE) define a los celos como: “sospecha inquietud y recelo de que la persona amada haya mudado o mude su cariño poniéndolo en otra”. Evidentemente la RAE se ha quedado corta en su definición, pues en la vida cotidiana los celos no solo tienen que ver con el cariño, también los celos surgen del miedo a sentirse abandonados o cambiados por alguien “mejor”, a partir de un esquema de competencia entre cuerpos que valen por lo que tienen y no por lo que son, ser cambiados por una persona más agraciada, con más dinero, con más simpatía, más sexi, con mejor trabajo, etc.

Los celos también pueden surgir de la envidia, Freud lo describió como celos proyectados, en donde la persona que cela, lo hace a partir de la envidia que le provoca la sospecha de infidelidad de su pareja, la persona celosa muy en el fondo tienen entonces un deseo reprimido de ser infiel.

Cuando la persona llega a terapia refiriendo sentirse celosa, experimenta un cúmulo de emociones, las más comunes son el enojo y/o tristeza, es justo en este momento la oportunidad de trabajar el tema en terapia para lograr:


· Fortalecer su autoestima, al desarticular el yugo que le exige ser siempre mejor que otras personas, aprendiendo a reconocer y valorar su perfecta autenticidad.


· Reconocer sus deseos y necesidades, apropiarse de ellos para disfrutar sin culpa


· Resolver ciclos no resueltos del pasado y que hoy aparecen como fantasmas, dejar de tropezar con la misma piedra, o dejar de hacer lo mismo buscando diferentes resultados.


Los celos también asoman una cruel realidad, se reduce a la persona amada a una condición de objeto de satisfacción, pues al celarla, estamos ignorando su voluntad de decidir con quién y cómo estar, al celarla, estamos asumiendo que la persona amada no es libre, que es un objeto con dueño o dueña, y de ser así, valdría la pena preguntarse: ¿Me enamoré de un objeto, o de una persona?



Si quieres una cita con el psicoterapeuta Fredy Toriz puedes escribirnos haciendo click en este enlace:

Recuerda que trabajamos con consultas presenciales en Playa del Carmen México y en línea a cualquier país de habla hispana.

984-804-5907




Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page