Tu hijo o estudiante puede ser uno de ellos

ASPECTOS PSICOLÓGICOS POR LOS QUE ESTUDIANTES DE DIFERENTES EDADES ESTÁN PASANDO DEBIDO AL CONFINAMIENTO.


Investigaciones recientes ahondan en el impacto del tele-trabajo en las comunidades escolares

debido al cambio repentino en las actividades laborales de los centros educativos y por la impartición de clases online. Investigadoras como Saldívar-Garduño y Ramírez Núñez (2020) han reportado modificaciones en los hábitos y rutinas del personal académico, escolar y del cuerpo estudiantil que causan alteraciones en su salud mental. Exponen que quien ha resentido el confinamiento, el cual aún no se levanta del todo, llega a experimentar “estrés, cansancio y frustración, debido a la excesiva carga de trabajo, a la falta de habilidades.


En medio de una pandemia, la recesión económica y la tensión social, las vidas de sus estudiantes pueden haber cambiado drásticamente desde el día en que la escuela cerró. Muchas familias están lidiando con preocupaciones financieras, enfermedades, pérdidas, falta de vivienda y/o inseguridad alimentaria. O puede que sean vulnerables de otras maneras. Todo esto les genera emociones como miedos, incertidumbre, frustración, inseguridades, etc., los cuáles, en muchas ocasiones no están sabiendo cómo manejarlos.



El estrés y el trauma pueden interrumpir el procesamiento cognitivo, reducir las habilidades del funcionamiento ejecutivo de los estudiantes y alterar la regulación emocional. Todo eso hace que sea difícil aprender, pensar y participar de manera significativa.


En algunos casos, el contenido que se presenta de una manera nueva impide que los niños accedan a él. Por ejemplo, los estudiantes que tienen dificultades para procesar la información auditiva pueden tener problemas con las lecciones en video. Los estudiantes que necesitan más apoyo visual pueden tener dificultades con las instrucciones y los materiales con mucho texto. Los estudiantes del idioma inglés pueden tener dificultades para acceder al contenido sin el apoyo que normalmente tendrían en la escuela.


Además, muchos estudiantes pueden tener dificultades porque el contenido no les parece relevante en este momento. Puede parecerles que no tiene nada que ver con lo que sucede en el mundo que los rodea.


Muchos estudiantes dependen de la estructura y del apoyo presencial que ofrece la escuela para mantenerse al día con los deberes. El aprendizaje a distancia significa que los estudiantes deben ser más independientes y responsables de su propio aprendizaje. Las familias pueden estar tratando de ayudar, pero muchas también están tratando de hacer malabares con el trabajo mientras sus hijos aprenden en casa.


Una vez que los estudiantes pierden el ritmo y no entregan algunas tareas, puede ser desalentador intentar ponerse al día y pierden el interés.


Sigue siendo importante establecer y reforzar expectativas explícitas sobre el comportamiento y la participación. Pero la participación puede lucir diferente cuando el aprendizaje es a distancia, y no solo porque su salón de clases se vea diferente. También es posible que luzca diferente dependiendo del estudiante.


Por ejemplo, las clases de video en vivo pueden presentar desafíos únicos para los estudiantes

que piensan y aprenden de manera diferente. Los estudiantes que tienen dificultades para concentrarse y se distraen con facilidad, problemas para procesar la estimulación sensorial o más ansiedad por estar “expuestos” pueden comportarse de maneras que desafían la definición que usted tiene de participación. Comportamientos como estar inquietos, apagar la cámara o estar moviéndose de lugar durante las sesiones de clase pueden parecer falta de interés. Pero eso es lo que deben hacer algunos estudiantes para poder participar en el aprendizaje.


Es importante reconocer que los estudiantes participan de maneras diversas. No espere que el compromiso y la participación tengan el mismo aspecto que antes, o que sea igual en cada estudiante.


Involucrar a los estudiantes durante el aprendizaje a distancia puede ser difícil, pero no imposible.



Sugerencias de apoyo para un mejor regreso a clases presenciales.


  • Si percibe que tu hijo o estudiante presenta cambios de conducta, es importante atenderle, conversar con ellos sobre volver a clases presenciales una o dos semanas antes de retornar. Pregúntale sobre sus sentimientos, temores e inquietudes, probablemente surgirán nuevas dudas. Para eso, debes mostrarte seguro, así que trata de anticiparte a sus principales dudas para tener una respuesta que les transmita tranquilidad. Muéstrale apoyo y acompañamiento en su regreso, sin importar el rol que tengas en su vida.


  • Aunque tus hij@s o estudiantes estén nerviosos y preocupados por el regreso a la escuela, siempre habrá experiencias que esperen con ansias y que incluso extrañaron durante la cuarentena, como compartir con sus amigos, los recesos, los paseos, desayunos, la convivencia con los maestros, etc. Ayúdalo a recordar todas las situaciones divertidas que vivió años anteriores y de seguro los episodios positivos opacarán sus preocupaciones.



  • Para que la transición de regreso a la escuela sea una experiencia positiva. Regresa a las rutinas que tenían antes de pandemia, como hábitos de sueño, alimentación, horarios de estudio, horarios de recreación, hora del baño, etc., comienza a acostumbrarlos desde ya con su rutina. Si no tenían una rutina, es una buena oportunidad para iniciar con una y pueden realizarla juntos. Tener rutinas o disciplina es un aspecto importante para el aprendizaje, para la atención y concentración ya sea en clases virtuales o presenciales.

  • Refuerza sus fortalezas, trabajen a través de metas pequeñas y objetivos que pueden establecer juntos. Hacer retos como medio de motivación.

  • Si expresa tener algunos sentimientos que no le ayudan a estar o sentirse bien, atiéndelos, evita normalizarlos pensando que es su carácter, o por la etapa de desarrollo. En ninguna etapa es sano sentirse mal, la mayoría del tiempo.

  • Recuerda que las emociones tienen una gran importancia en el aprendizaje por lo que atenderlas es prioridad y de suma importancia.

  • Si llevas a cabo todas estas sugerencias, y observas que tu hij@ sigue presentando algún problema psicológico o emocional, te sugiero apoyo psicológico con alguien con quien se sienta en confianza.





Si quieres una cita con la psicoterapeuta Edna Morteo puedes escribirnos haciendo click en este enlace: https://bit.ly/PsicologoTranspersonalPlaya Recuerda que trabajamos con consultas presenciales en Playa del Carmen México y en línea a cualquier país de habla hispana. 984-804-5907




#adolescencia

#pandemia

#comportamiento

#educaciónadistancia

#regresoaclases

#rutina

#expresión

#fortalezas

#aprendizaje

#emociones

4 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo