Depresión en los Adolescentes


La depresión se presenta como un conjunto de síntomas de predominio afectivo (tristeza patológica, apatía, anhedonia, desesperanza, decaimiento, irritabilidad, sensación subjetiva de malestar e impotencia frente a las exigencias de la vida) aunque, en mayor o menor grado, también están presentes síntomas de tipo cognitivo, volitivo y somático, por lo que podría hablarse de una afectación global psíquica y física, haciendo especial énfasis en la esfera afectiva.

La prevalencia e incidencia de los trastornos depresivos comienzan en la adolescencia y se mantienen en la edad adulta.

Síntomas

Baja autoestima.Se sienten torpes, que todo les sale mal, que no son capaces de conseguir nada, que estorban.

Baja tolerancia a la frustración.Se desesperan ante cualquier contratiempo, sin mostrar estrategias o recursos para afrontarlo.

Visión negativa o pesimista de la vida.Tienden a colocar el foco de su atención en los aspectos negativos o los contras de las situaciones.

Desajustes en la alimentación y el sueño.Pueden pasar por momentos de falta de apetito o, todo lo contrario, encuentran en la comida una manera de calmar la ansiedad. Con el sueño sucede algo parecido o presentan insomnio o un letargo excesivo.

Bajo nivel energético.Pocas ganas de moverse o de hacer cosas, lentitud o cansancio constante.

Pulsión de muerte y/o ideas suicidas. Piensan en que las cosas serían mejor si ellos no estuvieran.

Sentirse triste o irritable. Es decir, alterarse fácilmente la mayor parte del tiempo, llanto sin motivo.

Perder interés en sus actividades preferidas. Deja de practicar su deporte favorito.

Tener dolores y malestares sin razón.

Consumir drogas o alcohol.