Educar desde las heridas


¿Cuántas veces no hemos escuchado al padre que cuando era niño no tuvo nada y ahora le da lujos en exceso a sus hijos?

Educar a los hijos es una labor que no sólo requiere un pago de colegiatura, de tiempo, de ir a las juntas de padres y recibir de la maestra el reporte del rendimiento académico. Requiere también pausas introspectivas donde pensemos en la relación que estamos construyendo y reflexionemos: ¿Realmente necesitan aquello que a nuestro niño interior le faltó? la respuesta es no, son personas diferentes.