HIJOS: Expectativas contra Realidad


Todos tenemos idea de cómo quisiéramos que sean los hijos. Antes de nacer les predominamos el deporte que hará porque a alguno de los padres le gusta, queremos que tenga muchos amigos en la escuela y a donde vaya tenga la facilidad de socializar con gran cantidad de niños, queremos que sea más cariñoso y nos llene de abrazos… ¿y si resulta que con dos o tres amigos en la escuela se siente bien? No necesita llevarse con todo salón, necesita crear vínculos sociales con los que se sienta correspondido y feliz ¿qué tal y no demuestra su afecto con abrazos a cada rato? pero lo demuestra de otra manera porque se siente más cómodo expresando su afecto con ayudar en casa, confiándonos sus secretos, con dibujos o cualquier otra expresión no verbal.

En consulta suelo decirle a mis niños que hay cuestiones negociables y otras que no y ¿por qué no aplicarlo para los padres en este tema? hay expectativas negociables y otras que no.

Sí puede hacer amigos con facilidad pero prefiere socializar con pocos, sí es cariñoso pero