El pañal no se quita, se deja.


En este artículo te vamos a dar algunas recomendaciones para estimular que tu hijo o hija pueda tener un adecuado control de esfínteres, es decir que puedan tener control de su cuerpo para ir a hacer pipí y popo en el escusado.

Este es un proceso que pasará naturalmente, sin embargo, lo puedes ayudar a que sea una transición más sana.

A partir de los 12 meses, los niños y niñas tienen un proceso de maduración físico y psicológico para poder comenzar, pero ¿Cómo saber que ya es hora? El “Tip” para darte cuenta que ya es momento de comenzar el entrenamiento es cuando tu hijo o hija puede saltar con los dos pies juntos. En ese momento te darás cuenta que tiene autocontrol de su cuerpo, ya se da cuenta de que tiene ganas de hacer pipí o popó y por lo tanto tendrá la madurez psicológica también para decirle adiós al pañal y comenzar una nueva etapa de su vida.

<