top of page

La película de Disney Soul y el existencialismo

Actualizado: 30 nov 2021

Cuando vi la película #Soul, esperaba un film ligero, dominguero y con un mensaje vago o sencillo como los encontrados en Monster inc o Cars, ¡QUE EQUIVOCADO ESTABA!, en menos de dos horas la película nos hace ver nuestra condición humana en muchas de sus facetas, desde la #vulnerabilidad orgánica de nuestros cuerpos, las condiciones de nuestro contexto actual, las #motivaciones que nos impulsan, entre otras y pone sobre la mesa más de un planteamiento filosófico de varios grandes pensadores entre los cuales me gustaría solo mencionar cuatro; el #existencialismo, el #innatismo, #determinismo y el #empirismo (de los cuales hablaremos más adelante).

Desde el inicio de la película me encontré con un personaje que habla mucho de la realidad y vinculado a una edad acorde a los primeros consumidores del producto de Pixar, un grupo poblacional que miró la primera entrega de Toy Story fascinados por los efectos 3D, se rió de sus miedos nocturnos con Monster inc, se motivó a buscar su talento con Ratatouille, lloro por sentimientos encontrados con UP y Toy Story 3 y cursó o recordó su tiempo en la universidad con Monster University; me refiero a los millennials, pero, ¿Quiénes somos los millenials? ¿Qué los caracteriza de las generaciones anteriores o las más recientes? Y ¿Por qué Pixar les quiso dedicar una película a ellos?

Primero definamos a los millennials, son el grupo de población nacida entre mediados de los

80´s y finales de los 90´s, actualmente fluctúan entre los veintes y los treintas, son la última generación de migrantes digitales (personas que no nacieron de lleno en la época digital pero que se adaptaron a ella, pasando de los aparatos analógicos como los VHS y CDs a los sistemas digitales como son spotify y servicios de streaming), presenciaron en la primaria, secundaria o preparatoria el atentado del 911 y vivieron el fin de un milenio (de donde se les adjunta el término millennial), vivieron en su infancia un crecimiento económico medianamente estable, pero les toco en su juventud la gran recesión de 2008. Hoy en día los millennials son parte importante de las filas laborales y empiezan a ocupar cada vez más los grandes cargos en las empresas o fundan sus propios negocios. Como cada generación, esta pasa por sus propias crisis y conflictos, crecen en una orientación marcada por la autorrealización por medio del trabajo, suelen ser individualistas y tienen una incertidumbre al percibir una realidad cada vez más difícil. Hoy en día están pasando por situaciones muy diversas como son #frustración laboral, pueden estar trabajando en algo que no les gusta o trabajar en lo que siempre quisieron, pero no sentirse satisfechos, #depresión, falta de satisfacción en sus experiencias, poco disfrute social, crisis existenciales o falta de un propósito de vida es de lo que más me toca ver día a día en consultorio para esta generación (aclarando que esta descripción es muy generalizada y sería imposible abarcar toda la diversidad de condiciones, sentimientos y conflictos de una generación).

Pero retomando la película, esta nos presenta a Joe un músico de jazz que en sus treintas trabaja de maestro de música en una escuela y se siente frustrado con este trabajo. Un día todo cambia cuando gracias a un antiguo estudiante consigue una oportunidad para tocar en un grupo de jazz con una de las cantantes que más admira (Dorothea Williams). Lo que hace que nuestro protagonista quede embelesado ante el cumplimiento de uno de sus mayores deseos profesionales, este éxtasis de realización genera un accidente que llevara a nuestro protagonista al más allá y el inicio de una serie de aventuras que le ayudaran a replantearse su vida y las cosas importantes en ella. No quisiera generar en este artículo una narración de los aspectos del film o spoilers de la trama principal, pero quisiera hablar un poco de los temas que nos hace replantear, las filosofías que encontramos y escenas en las cuales hay que poner especial atención para entender la película.

El Innatismo, aquí hay que mencionar al filósofo, matemático y físico francés; #ReneDescartes quien en una de sus varias propuestas filosóficas plantea el innatismo, esta idea menciona que todos venimos a este mundo con ideas ya definidas y determinadas antes de nacer, como si fuéramos una computadora o un teléfono inteligente el cual, ya tiene un software precargado y listo solo para ser encendido e iniciar su vida útil. Esta idea podemos verla en los discos que tienen que llenar las almas en el más allá para poder ir al mundo y que nuestro segundo protagonista “22” (si ese es su nombre), al no poder completar sus siete discos, le es imposible nacer.



Ahora pasemos al empirismo y el determinismo, estas ideas se nos son planteadas a traves de la vida de Joe. Iniciemos con el empirismo, que se suele considerar como contraposición del innatismo, esta postura filosófica plantea que son nuestras experiencias las que determinan nuestras ideas y comportamientos. Mientras que el determinismo dicta que nuestras vidas están regidas por situaciones más allá de nuestro alcance, lo que genera la conclusión de que nadie es responsable de sus acciones o la consecuencia de sus actos. Al ver la vida de Joe vemos como las experiencias que vivió con su padre y el círculo cercano del mismo, definieron su comportamiento y estilo de vida, lo cual lo hizo creer que su destino y sentido de vida estaba definido únicamente por este interés sembrado y nutrido por la interacción con estos vínculos. Esta única

#pasión y #obsesión (la música jazz) hace que Joe viva única y exclusivamente para ello, lo que evita que pueda disfrutar de más cosas o desarrollar más habilidades.



Como podemos ver, tanto 22 como Joe tienen sus propios problemas existenciales, pero, ¿cómo podrían cambiar su forma de existir a una más satisfactoria y de mayor calidad? Para esto, ahora hablemos del existencialismo y de tres personajes que si bien no tuvieron una participación muy amplia en la película (hablando de tiempos en escenas) proporcionan grandes aportes para el cierre de las adversidades que viven tanto Joe como 22. Primero hablemos de Moonwin, un personaje bastante llamativo, un personaje que le muestra a Joe que lo importante no es lo que haces, sino cómo te sientes, quien es feliz trabajando de promotor de una tienda de empeño (un trabajo que muchas veces es catalogado como mal remunerado y por ende insatisfactorio para muchas personas), mientras ayuda a otras personas a encontrar su #vocación y #felicidad en otros planos.



Otro personaje clave para este tema y quien en lo particular su única escena en la película es mi favorita es Dez (el barbero), quien teniendo una charla profunda con 22 le cuenta que él deseaba ser veterinario, pero que, por situaciones de la vida, como son lo costosa que es la carrera de veterinaria, falta de tiempo y la necesidad de brindar apoyo económico a su familia nunca logro serlo, a lo cual, 22 se lamenta por este sueño frustrado, pero para Dez no parece ser de gran importancia, ni sentir tristeza o enojo por no cumplirlo, al contrario, le habla de lo mucho que disfruta siendo barbero, hablando con personas y ayudándolas a sentirse mejor consigo mismas por medio de sus increíbles cortes. Dez nos habla de la aceptación de la realidad y la existencia responsable, de cómo tenemos que resignificar nuestras vidas y modos de percibirla por medio de la aceptación, la interacción y el sentir que nuestras acciones valen.



Por último, quisiera hablar de Dorothea Williams, una exitosa cantante de jazz que parece si bien, al inicio de la película y en gran parte de ella la vemos como una motivación o meta final a alcanzar para Joe, vemos que es quien le da la última lección a Joe para hacer las cosas por sí mismo y no para los demás, una vez que Joe recupera su cuerpo y cumple su sueño de tocar con Dorothea, termina el día, todos se van a sus casas y Joe se queda preguntándose que sigue después de esto a lo que Dorothea, le cuenta un pequeño chiste de un pez que busca al océano en el que siempre ha estado nadando, dándole a entender que no debe buscar la felicidad como un objetivo o meta a la cual llegar, sino verla como un modo de vida, no vivir por buscar ser feliz, sino, ser feliz por vivir.



Como conclusión considero que es una película que se puede ver una y otra vez y encontrar nuevos significados, que busca ayudar a las personas a ser felices desde su propia perspectiva sin buscar objetarla a una meta, actividad o persona. Es por eso que el final no nos dice que decisión toma Joe, si quedarse como maestro o como músico, este final es una invitación a que tu decidas tú el rumbo de tu vida aquí y ahora.



Si quieres una cita con el psicoterapeuta Alberto Perrusquía puedes escribirnos haciendo click en este enlace:

Recuerda que trabajamos con consultas presenciales en Playa del Carmen México y en línea a cualquier país de habla hispana.

984-804-5907

445 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page