top of page

¿Por qué si soy gay, encuentro atracción obsesiva en hombres heterosexuales?

Actualizado: 3 jun 2022



“Soy gay, pero he notado que no me gustan los hombres gay, en cuanto veo características femeninas siento desagrado y me alejo de ellos; por lo regular trato de relacionarme sexual y afectivamente con hombres heterosexuales, pero la mayoría de veces termino siendo rechazado, o me vivo obsesionado con alguien que de antemano sé que no me va a corresponder” D.A.A. Consultante de 25 años.


Para entender la complejidad de esta situación es preciso clarificar algunos puntos:

1.- En los hombres, ser gay no es igual a tener comportamientos exclusivamente femeninos; al igual que ser heterosexual no precisamente implica tener comportamientos exclusivamente masculinos; esto es un mito, y tiene que ver con estereotipos sociales que han encasillado a la figura del hombre homosexual en la feminidad. Al igual que en el hombre heterosexual se han impuesto comportamientos masculinizados para validar su preferencia u orientación; Los medios de comunicación han contribuido de manera irresponsable a socializar estos estereotipos.

2.- La preferencia u orientación sexual en gran medida es construida y elegida a partir de deseos previamente condicionados por la cultura; Desde esta lógica se entiende entonces que es posible que un hombre pueda tener deseos sexuales hacia otro hombre pero elegir o no expresarlos, y a su vez , que la elección de pareja o parejas sexuales o afectivas este determinada por el deseo erótico, por el deseo afectivo o por el proyecto personal, lo cual es perfectamente sano siempre y cuando la pareja esté enterada de la situación.

3.- Vivimos en una sociedad que discrimina la feminidad en general, vivimos en una sociedad machista que establece condiciones de inferioridad a lo femenino, por lo que un hombre que muestra conductas femeninas, es castigado con el rechazo y la discriminación, independientemente de su preferencia sexual. Cabe señalar que la feminidad en los cuerpos de hombres contribuyó como estrategia política en 1960 en los disturbios de Stonewall que dieron origen a la mundialmente conocida #MarchaDelOrgulloLGBTTTI+ ; Esta postura política continúa en la actualidad, las marchas del orgullo tienen como sello la transgresión de las ataduras en los cuerpos, revelarse a la norma es la consigna para el despertar de consciencias, o al menos para escandalizarlas.





Considerando los tres puntos anteriores, podemos abrir varias posibilidades en función del testimonio del paciente; dicha conducta puede tener origen en el propio rechazo a su feminidad, incluso a su orientación sexual, intentando validar o reconocer su masculinidad que cree perdida, al compartirse sexual o afectivamente con un cuerpo supuestamente “portador exclusivo” de masculinidad.

Podemos asumir también que si ese hombre decide establecer contacto sexual o amoroso con otro hombre, esa conducta es homosexual, aunque se viva socialmente como una persona de preferencia heterosexual; y finalmente, el insistir en una relación a pesar del rechazo explícito, independientemente de la orientación o preferencia, representa un tema a trabajar en terapia psicológica, ya que no es saludable estar en una relación en donde no te vivas correspondido. En algunos de los casos, esto es consecuencia directa del rechazo y discriminación que muchos hombres homosexuales vivieron en la infancia o adolescencia, que los lleva en la edad adulta a repetir patrones sistémicos colocándose en espacios de rechazo para intentar inconscientemente restituir la agresión vivida.

Vale la pena preguntarse, de qué me estoy enamorando, probablemente estoy idealizando algo en la persona, estoy colocando expectativas en un ser, lo cual es injusto para é, para mí y para la relación. El gusto por otro cuerpo puede significar un anhelo o una admiración, pero considerar relacionarse únicamente desde ahí, es una apuesta que no considera el amor propio, el derecho a ser amado y a ser correspondido, lo cual debería ir de la mano en toda relación saludable.

En caso de que tu deseo este dirigido hacia la satisfacción erótica exclusivamente, entonces es válido, únicamente toma en cuenta, que todo se vale siempre y cuando no te dañes, no dañes a terceras personas, y lo que ocurra entre ustedes sea de común acuerdo.

Estos conflictos son más comunes de lo que parece en la comunidad homosexual, por lo que te invito a acudir a un proceso psicoterapéutico para aclarar tus dudas, a reflexionar quién eres y cómo deseas vivir tus relaciones afectivas y de pareja desde tu preferencia u orientación sexual.




Psicoterapeuta Gestalt Fredy Toriz

Especialista en Género

Si quieres una cita con él puedes escribirnos haciendo click en este enlace:

Recuerda que trabajamos con consultas presenciales en Playa del Carmen México y en línea a cualquier país de habla hispana.

984-804-5907







976 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page