top of page

Consecuencias


Se denomina consecuencia a un “efecto de un determinado suceso, decisión o circunstancia. Originado por una determinada causa”.


Con respecto a la relación de eventos, el término consecuencia apunta las relaciones causales existentes en la naturaleza, sin embargo cuando nosotros trasladamos al comportamiento humano, esto se vuelve más parte de un sin teorías místicas, regidas por principios morales. En otras palabras lo transformamos en el karma y a través de ello le damos explicación a nuestros infortunios, “algo has de haber hecho”, “eso es tu karma” “es tu cruz” etc. Sin embargo también las consecuencias son una poderosa herramienta para formar a nuestros hijos y enseñarles a ser responsables así como volverlos más independientes, además de liberarlos de la culpa.


La primer parte de esta aventura, consiste en enseñarle que todo lo que hacemos tiene un efecto, toda acción trae consigo una reacción, esta puede o no ser agradable.


No le impidas que haga las cosas, mejor adelántate a él y dile lo que pasara si hace algo no apropiado o si decide hacer algo provechoso. Por ejemplo ayudar a alguna persona recoger algo que se le callo y recalcarle cuando esta lo agradezca o demuestre alivio al ser apoyada, de la misma forma cuando le digas que se amarre las agujetas o se puede tropezar y al no hacer caso se tropiece. Con un “la próxima amárrate las agujetas desde un inicio”.


Si tu niño se le caen los juguetes, dile que tiene que arreglar el desastre que se causó, y que levante los juguetes, de igual manera. Si ensucia el sillón o pared tiene que limpiar. Siempre tiene que realizar lo que naturalmente se tendría que realizar, el no hacer la tarea y el que le den una sesión de “chancloterapia” no es consecuencia, solo empeorara la relación, la verdadera consecuencia es, “no sales a jugar hasta que termines la tarea, porque ese es el orden acordado en casa, hasta que te comas tu comida puedes tomar tu postre.


Todas las consecuencias deben ser acciones naturales que derivan de la situación que les dio origen.


Las consecuencias no son:

  • Regaños

  • Mandarlo a la esquina, con su “tiempo fuera de 12 horas” (el tiempo fuera es otra herramienta muy diferente cuando es bien aplicado).

  • Pellizcos

  • Gritos

  • Tampoco encerrarlo o amarrarlo

  • Todos estos son más bien castigos y tienen que ver con la creencia de que podemos educar con dolor.

En la vida siempre nos ha funcionado saber cómo resolver problemas, que tener culpa o ser castigados. Por eso es más útil el uso de consecuencias, ya que les enseñamos a reaccionar en caso de que algo salga mal, pero también a ser más cuidadosos para que no suceda.


Si quieres una cita con el psicólogo infantil Carlos Pasos puedes escribirnos haciendo click en este enlace:

Recuerda que trabaja con consultas en línea a cualquier país de habla hispana.

984-804-5907



Entradas Recientes

Ver todo

コメント


bottom of page