top of page

Descubrí a mis hijxs teniendo “contactos sexuales”

La diferencia entre Juegos sexuales en la infancia



Hay una diferencia entre los juegos sexuales que se dan en la infancia y que son parte del desarrollo y la curiosidad sexual infantil, y la violencia sexual en la infancia, que involucra una violación de los límites y el consentimiento en una relación de poder desigual. Algunos elementos que nos permiten diferenciar dichas situaciones son las siguientes:


Juegos sexuales entre niños y niñas:


Son de carácter exploratorio, los juegos sexuales entre niños y niñas son comunes durante el desarrollo infantil y suelen estar impulsados por la curiosidad y la exploración del propio cuerpo y el de otros niños o niñas, lo cual es perfectamente sano, pero requieren de acompañamiento informado y sensible por parte de los tutores o personas cuidadoras

En los juegos sexuales en la infancia no existe coerción de ningún tipo, las niñas y niños expresan voluntad y consenso, no es una experiencia confusa o traumática; incluso cuando las personas cuidadoras generan un clima de confianza en la comunicación, las niñas y niños cuentan estas experiencias como parte de su día y experiencias cotidianas.


La simetría de edad y poder es fundamental para poder asumir que es un juego sexual de infancia, eso quiere decir que generalmente ocurren entre pares de edad similar, donde no hay una relación de poder desigual, es por ello que es común que se de entre familiares o amistades de edades similares o iguales; aunque es preciso considerar otros factores, ya que el poder no solamente está ligado a la edad.


El abuso sexual infantil:



El elemento común en las violencias sexuales en la infancia, es una relación de poder desigual, el abuso sexual infantil implica una relación desigual de poder y control, donde un adulto, adolescente u otro niño mayor ejerce poder, manipulación o coerción sobre un niño o niña más joven o en condiciones de vulneración.

No hay consentimiento, por el contrario, la experiencia se vive con sorpresa, confusión, duda, incomodidad, el abuso sexual infantil se caracteriza por la falta de consentimiento del niño o niña, ya sea debido a su incapacidad para comprender la situación o a la manipulación y coerción ejercida por la persona abusadora.


Existe un daño físico o psicológico a corto, mediano y largo plazo, el abuso sexual infantil causa daño físico, psicológico o emocional en el niño o niña, ya que viola sus límites, intimidad y dignidad, por lo que las secuelas físicas y psicológicas serán evidentes.


Es fundamental recordar que el abuso sexual infantil es un delito grave y debe ser tratado con seriedad y atención inmediata. Si tienes sospechas o conocimiento de un posible caso de abuso sexual infantil, es importante informar a las autoridades competentes y buscar la ayuda de profesionales capacitados en el abordaje de este tipo de situaciones.


La violencia sexual en la infancia es un problema social en México, ya que el país ocupa el primer lugar a nivel mundial en este delito, existen alternativas, y una de ellas es estar informados e informadas, la represión sexual, los estereotipos de género, y la violencia patriarcal, son los elementos que dan forma a la violencia sexual infantil, es por ello que en el ejercicio de nuestras paternidades o maternidades, es prioritario deconstruir y cuestionar nuestras creencias y limitantes en torno a nuestra propia sexualidad para poder ejercer una crianza ligada a la prevención de este delito. En la psicoterapia con enfoque de género, podrás encontrar este acompañamiento.


Si quieres una cita con el psicólogo Fredy Toriz puedes escribirnos haciendo click en este enlace:

Recuerda que trabaja con consultas en línea a cualquier país de habla hispana.

984-804-5907






Entradas Recientes

Ver todo

Commentaires


bottom of page