top of page

“Me estoy destruyendo y a los que me rodean desde que vivo en duelo” El ajuste creativo en el duelo


Hace unos meses en terapia, una consultante me contaba desesperada que notaba que desde su separación, había pasado por radicales cambios de humor, entre negar la separación, después estar triste, luego se recargó de energía y comenzó a salir, se hizo un cambio de imagen, salió a bailar con amigas, pero últimamente se sentía enojada con todas las personas, incluso con las más cercanas; notaba defectos que ella antes no veía, sentía que sus hijas e hijos eran poco agradecidos con ella, que su mamá y hermanos le tenían envidia , incluso llegó a pensar que en el trabajo la iban a correr injustamente.



Esta situación es común en las personas que están cursando por un duelo, ya sea por el fallecimiento de alguien, o una separación reciente; dichos cambios de humor corresponden a la respuesta a un profundo dolor, no es algo negativo, de hecho es parte del ajuste que nuestro organismo hace para vivir, o a veces para sobrevivir.

Nuestro cuerpo está dotado de miles de mecanismos que contribuyen a su adaptación a los ambientes más hostiles, es algo similar a lo que ocurre con las plantas o árboles, que aun cuando son cortados casi por completo, tienen la capacidad de regenerarse, restituir la parte dañada y continuar creciendo. Así las personas, las heridas emocionales encuentran un ajuste ante la adversidad, eso no quiere decir que dicho ajuste sea necesariamente el más cómodo para la persona o para su entorno, suele pasar que dicho ajuste puede socialmente interpretarse como un retroceso.

Es por ello que se requiere el acompañamiento de especialistas ante eventos traumáticos como un duelo, requerimos de no ser juzgados o juzgadas, de sentirnos escuchados y contenidas, el cuerpo internamente está luchando, con lo que tiene y con lo que puede, y lo que menos espera es que le digan:

“Tú puedes, se fuerte, piensa positivo” “Ponte a trabajar para que olvides eso”, “sal a distraerte”, entre otras bien intencionadas sugerencias, pero con infructuosos resultados.

Es urgente por ello implementar en las escuelas y en los sistemas familiares la educación emocional, para comprender que el “echarleganismo” no es suficiente, que las emociones encuentran su cauce, que la montaña rusa emocional que precede a la perdida de alguien o algo, es lo saludable.

Los gestaltistas llamamos a este proceso el Ajuste creativo, y algunos teóricos lo han llamado, desajuste creador, ya que en realidad el cambio es la constante, ajustar implica finalizar algo, y eso significaría el fin de la existencia.

En los casos de duelo yo prefiero llamarlo desajuste creador, ya que eso corresponde de manera más cercana a la realidad que se vive en el túnel llamado duelo; es una experiencia en la que no alcanzan las palabras ni las teorías para comprender el dolor; y lo lógico y esperado es el movimiento constante, en terapia acompañamos a las personas en la elaboración del duelo, no al olvido del mismo; pues es algo con lo que aprenderemos a vivir, ya que somos transformados en algún sentido también por esta pérdida.


Regresando a la historia de la consultante, ella logró aceptar que esos cambios no eran motivo de vergüenza o algo que la llevaría a la locura; asumió que dichos cambios eran parte de este ajuste creativo, y que lo único que necesitaba era encontrar estos espacios de contención para vivirlo, estas medidas de cuidado para sí misma, y en segundo lugar estrategias de asertividad para comunicar su dolor sin lastimar.

Sé que es difícil aceptar que la respuesta de nuestros problemas siempre está en nosotros mismos, pero cuando lo vemos desde el ajuste creativo adquiere sentido; confiar en las respuestas de nuestro cuerpo por extrañas que parezcan es el primer paso, acudir a terapia para recibir dicho acompañamiento es el segundo, y validar el poder de nuestro cuerpo y sus procesos sería el tercero.

Si estas cursando por un duelo, ya sea por el fallecimiento de un ser amado, o la ruptura de una relación de pareja, acércate a un proceso psicoterapéutico, el duelo duele, eso es inevitable, pero el dolor siempre abre dos posibilidades, puede guiarse hacia el sufrimiento o hacia el aprendizaje, ambos corresponden a un ajuste creativo, pero tu elijes el que consideres más saludable para tu vida.


Psicoterapeuta Gestalt Fredy Toriz



Si quieres una cita con el psicoterapeuta Fredy Toriz puedes escribirnos haciendo click en este enlace:

Recuerda que trabajamos con consultas presenciales en Playa del Carmen México y en línea a cualquier país de habla hispana.

984-804-5907




311 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page