top of page

Heridas emocionales y relaciones de pareja

Hablar de relaciones de pareja es un tema complejo, sin embargo, muy interesante. En esta ocasión, me han inspirado los pacientes en el espacio terapéutico a hablar de heridas emocionales, de verdad es increíble como podemos vivir no con una, sino , con dos o más, y que estas influyan en nuestras relaciones interpersonales es todo un proceso. ¿Te has preguntado porque reaccionas de cierta manera con tu pareja?. Es aquí donde pondremos más énfasis en esta ocasión.  Vamos empezando por definir que una herida emocional, es una experiencia dolorosa  que deja marca en nosotros y que puede afectar significativamente nuestra calidad de vida. Estas heridas pueden provenir de traumas, de relaciones tóxicas, pérdidas significativas o eventos estresantes en nuestro pasado.

Y seguro en algún momento ya has escuchado hablar de las heridas emocionales de la infancia, pero, ¿sabes cuáles son y a qué se refiere cada una? , si tu respuesta fue no, no te preocupes, que de eso compartiremos un poco a continuación; las vamos a identificar desde el miedo y son cinco:


1.  Miedo al abandono; en esta herida se viven situaciones de angustia, pensamientos obsesivos o ansiedad. El sentimiento de abandono proviene de una posible falta de amor, de cuidado, de protección y de atención, lo que acaba causando miedo a la soledad. Quien se vive con esta herida suele ser dependiente emocional en las relaciones sociales y afectivas.

 

2.  Miedo al rechazo; Es provocada por experiencias de no aceptación por parte de los padres, familiares cercanos o amigos a medida que la persona va creciendo. Con esta herida el niño tiene la necesidad de aprobación constante o  de reconocimiento, esto produce que vaya creciendo el autodesprecio y provoca la sensación que no ser merecedor de amar ni de ser amado.


3.  Miedo a la traición; Surge cuando los cuidadores no cumplen sus promesas y el niño comienza a desconfiar. Aparecen sentimientos de envidia hacia otras personas que sí reciben lo prometido y de rencor hacia los cuidadores por no cumplir su palabra. En la adultez provoca la necesidad de tener todo bajo control para no sentirse traicionado. Son personas muy posesivas, desconfiadas y con una fuerte personalidad.


4.  Miedo a la injusticia; Surge cuando existen padres muy fríos, rígidos y exigentes. El estilo de crianza autoritario es el protagonista y no se caracteriza especialmente por tener respeto hacia los hijos ni tener en cuenta sus preferencias y necesidades. En los hijos provoca sensación de inutilidad e ineficacia, a la vez que sentir injusticia. genera rigidez mental y dificultades para negociar y entender otros puntos de vista. Además, son personas que dan mucha importancia a los valores y a las creencias, expresando sus opiniones como verdades absolutas.


5.  Miedo a la humillación; Se provoca por situaciones de crítica, desaprobación y ridiculización de los padres hacia los hijos. Los adultos con esta herida se consideran personas menos válidas y menos dignas de lo que realmente son. Además, suelen complacer las necesidades de los demás dejando las suyas propias en segundo plano para ganarse la aprobación, el respeto y el cariño de los demás.

 

Las heridas afectivas en la infancia pueden afectar muy seriamente a la pareja. Por ejemplo, pueden generar miedo al compromiso, también pueden aparecer problemas de celos o de desconfianza. Incluso pueden surgir cuestiones como la dependencia emocional de una parte hacia la otra. Todo esto puede hacer que la convivencia y la relación amorosa pueda deteriorarse.

Identificar y sanar estas heridas es de gran importancia para construir una relación saludable; lo más efectivo es combinar la terapia de pareja e individual. Esto nos permitirá reconocer las carencias afectivas de cada uno por separado y a la vez saber cómo afectan mutuamente.


Ahora tenemos más claro que la clave está en sanar a nuestro niño interior , en hacer conciencia de las  heridas emocionales  y en aceptar nuestro pasado haciendo las pases con aquellas experiencias dolorosas, para poder construir relaciones saludables. Pregúntate ahora, ¿desde donde te estás relacionando con los demás?.

“Sana para elegir desde el amor y no desde tus heridas “



Si quieres una cita con la psicóloga Adela Pérez Henández puedes escribirnos haciendo click en este enlace:

Recuerda que trabaja con consultas en línea a cualquier país de habla hispana.

984-804-5907




Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page