top of page

La metamorfosis de una madre

"Mamá por primera vez"


En esta ocasión mi artículo está pensado en la maternidad, así que habrá mucho que escribir pero trataré de resumir: hace poco me convertí en mamá y sinceramente es la etapa más ambivalente que he vivido; una mezcla entre “que bello” y un “en que me metí”. Es complejo ; sin embargo, a mi bebé no lo cambio por nada.             

   

Y es que la llegada de un nuevo ser se puede convertir en toda una aventura, existen muchas sensaciones y como futuras mamás nos enfrentamos a cambios físicos y emocionales que no dimensionamos con la emoción de tener un bebé; y es que siendo sinceras. Podemos romantizar el embarazo y la maternidad, Pero, la maternidad real viene acompañada de miles de cambios. Y es que déjenme compartirles, que esto de la maternidad me ha llevado en un sube y baja de emociones, y aún así definitivamente me está gustando la experiencia. Desde el poder conocerme y comprender a fondo la capacidad que tiene el ser humano para adaptarse o no, a ciertos cambios.

Con mi nueva etapa y mi nuevo rol me surgen algunas preguntas; ¿podemos visualizar dentro de la maternidad un duelo? ¿Estamos preparados para los cambios repentinos que puede traer consigo la maternidad? ¿Se puede prevenir la depresión post parto?, bueno, pues fusioné mi YO mamá con mi YO psicóloga y les comparto lo que he encontrado como respuestas a lo largo de estos meses.


Claro que se puede visualizar un duelo dentro de la maternidad, y es que hablamos de un sin fin de cambios y de pérdidas. Ahora, se trata de compartir el espacio con otro ser, el cuerpo, la alimentación; porque claro que no puedes comer igual; tampoco se trata de comer por dos como mucho se escucha; se trata de cambiar hábitos y adaptarse al nuevo estilo de vida. Y si hablamos de cambios; sin duda, cambia la perspectiva de la vida en general.  Yo me puse a pensar, ¿como puedo atravesar por las etapas de un duelo si daré vida?, bueno, pues muchas veces no me la creía, entre que pueda ser un bebé deseado o no, es un pensamiento de incredulidad total, y ni contar las veces en que todo molesta, sinceramente, a veces me justificaba diciendo que el embarazo me tenía molesta todo el tiempo, y es que no está padre tener malestares físicos y andar feliz todo el tiempo. Ni hablemos del sentimiento de tristeza sin razón, muchas pacientes hablan de llorar por todo en el embarazo , y sin duda; la hipersensibilidad en cualquiera de sus emociones está a flor de piel. Pero al final viene la adaptación; es maravilloso ver como el ser humano tiene la capacidad de transformarse en lo inimaginable en cada etapa de la vida.


Y bien, no estamos preparados para los cambios; le tememos a lo desconocido . Sin embargo, cuando estamos frente a una situación nueva ponernos en práctica todas las herramientas con las que contamos. Alguien me dijo alguna vez al inicio del embarazo: “cuando nazca tu hijo, harás cosas que no sabías que sabías” y es tan cierto; se activan todos nuestros sentidos y nuestra creatividad.


Sin duda, a lo que más le temía era a la depresión post parto, así que me aferré a mi ser mujer individual de mil maneras. La clave fue, adaptarme a mi hijo sin olvidarme de mi. Buscando mis momentos y manteniendo una conexión con mis cosas, y la primera vez que me sentí vulnerable junto a mi bebé , yo pedía regresarlo a mi vientre, ¡qué fuerte!, y entendí que muchas veces una mamá no está preparada para esa separación, somos uno mismo durante 9 meses y después, ¿como hacerle para aceptar ese corte con el cordón umbilical?…Es complicado.


Sin duda el nacimiento de un bebé es maravilloso, pero eso no quita que sea parte del dolor físico y emocional que como todo lo que duele ,nos lleva al crecimiento.

Bienvenida a la maternidad y recuerda que ésta la construyes tú con tu hijo.




Si quieres una cita con la psicóloga Adela Pérez Hernández puedes escribirnos haciendo click en este enlace:

Recuerda que trabaja con consultas en línea a cualquier país de habla hispana.

984-804-5907 





Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page